lunes, 13 de noviembre de 2017

Inspiración: la vida pirata es la vida mejor...


¡Buenos días!

Soy Olga del blog Lastmania y hoy os traigo un poquito de inspiración que, a pasar de las fechas que casi ya tenemos encima, para nada tiene que ver con ellas. Se trata de una idea para cuando tengáis que tener un detallito con los compañeros de vuestros hijos como recuerdo de su cumpleaños. Os pongo en situación:

Hace poco menos de quince días fue el cumple de mi hija y como cada año quisimos llevar a sus compañeros de clase un pequeño obsequio por ese motivo. En años anteriores hicimos galletas de murciélagos decoradas o brochetas de chucherías terroríficas (ya adivináis cerca de que fecha nació Abril, ¿verdad?) pero este año no quería tirar por la vía dulce; quería algo diferente y, a ser posible, libre de azúcares... Abril y yo nos pusimos a pensar y decidimos, o más bien, Abril tuvo claro desde el principio que lo que le obsequiáramos a sus compis tendría que tener, al igual que su fiesta, temática pirata. Pero... ¿qué podía regalar? ¡Ya está! ¡Una libretita pirata personalizada y un lápiz para que todos sus amiguitos practicaran la escritura con mensajes piratas!

Compré unos paquetes de lápices negros y varios packs de tres libretitas básicas también negras en Tiger; el único inconveniente es que las libretas se cerraban con una goma cogida a la portada con unos eyelets y me estorbaba para mi idea, así que se las quité.

Con ayuda de una amiga (¡qué haría yo sin la Cameo ya!) corté un montón de calaveras y huesos piratas, parches y pañuelos...



Siguió un ratillo de trabajo en serie entintando bordes, montando calaveras piratas y pegando en las libretas las tiras de papel decorado que taparían los agujeros de los eyelets y en las que pondría el nombre de cada miembro de la tripulación de la clase de Abril. 


Y este fue el resultado una vez metidos libreta y lápiz pirata en una bolsita y atada ésta con un cordoncito a juego con la libreta:




A Abril le gustó muchísimo repartir entre sus compis este regalito personalizado mientras le cantaban cumpleaños feliz y me consta que a sus compañeros de clase les gustó muchísimo el detallito.

Como veis es un regalito muy sencillo de realizar aún no teniendo la Cameo; podéis usar troqueles, pegatinas... cualquier cosita para dar un aire nuevo y personalizar algo tan básico como una libreta con una tapa lisa; la temática puede ser cualquiera e incluso, simplemente, con el nombre del destinatario puesto bonito ya es un detalle de diez. Y... ¡os aseguro que sale más económico que las socorridas bolsas de chuches!



6 comentarios:

  1. Qué idea más chula! Es mucho más original que las bolsas de chuches (y más sano xD)

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Que chulada Olga! Tu Cameo debió de tirar humo, jaja! Pero el resultado bien mereció la pena. Me encanta! Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poquito, si... jajaja ¡Gracias Dulce! Muuuak

      Eliminar