Scrap con... Olga

by - 8:00

¡Buenos días!

Soy Olga, del blog Lastmania, y hoy vengo a presentaros mi primer "Scrap con..." mostrándoos un proyecto muy, muy bonito.

En una mesa dulce son tan importantes las chuches y postres (menudo viernes me pasé horneando cupcakes, dicho sea de paso)  como los elementos decorativos de la propia mesa y del fondo que la acoge; también es importante crear una gama cromática y una temática o estilo. En mi caso los colores predominantes serían rosa, turquesa, blanco y dorado aunque, como veréis, quise dar un toque desenfadado con salpicaduras multicolor. Y el estilo que marcaría desde la mesa dulce hasta los detalles para los invitados sería el boho chic.

Dicho ésto, os cuento, paso a paso, como hice el mural de bastidores que presidió la mesa dulce que preparé para el bautizo de mi hija Noa.

Utilicé para ello siete bastidores de diferentes tamaños que compré en un bazar y reuní diversos materiales con los que iría cubriendo y decorando los mismos: una fotografía ampliada de mi pequeña, tela, puntillas, tul, plumas, flores...


Quería montar la fotografía de Noa, de 30 por 40 centímetros, en el bastidor más grande que medía alrededor de  25 centímetros. Centré la fotografía en el bastidor tal y como quería y dibujé un margen de un centímetro aproximadamente por todo su contorno, recortándolo después. Seguidamente puse pegamento en la parte del bastidor en la que iría la fotografía, la coloqué y dejé secar bien.


Una vez seca, fui haciendo unos pequeños cortes por todo el papel sobrante de la fotografía y lo pegué al bastidor con cinta de doble cara; ésto me facilitaría el montaje del otro aro del bastidor.


El resto de bastidores los cubrí con puntillas, tul plumeti y retales de la tela con que mi tía le hizo a Noa el lazo y el cubre-pañal que le puse para la sesión fotográfica.



Para dar alegría y un toque desenfadado a mi composición de bastidores, creé en una cartulina blanca texturizada un fondo de salpicaduras multicolor con acuarelas y una vez seco lo fije de igual modo que había hecho con la fotografía.


Una vez todos mi bastidores preparados, los fui colocando y combinando hasta lograr la composición que más me gustaba y los pegué entre sí con silicona caliente.


Finalmente decoré con diferentes flores y plumas los anclajes de los bastidores y pegué, también con silicona caliente, el nombre de mi niña  previamente cortado con la Cameo en cartulina dorada.



Y el resultado fue una composición que me enamoró desde el mismo momento en que empecé a imaginarla: un mural de bastidores decorados que es muy sencillo de realizar pero que queda espectacularmente bonito. ¡Aunque con esa protagonista no podía ser de otra manera!



Espero que estos pequeños consejos y este paso a paso os sirva de ayuda e inspiración para vuestras mesas dulces ahora que se acercan las comuniones o, sencillamente, para decorar cualquier rincón de vuestro hogar.

¡Feliz día!


Te puede gustar...

2 comentarios



  1. Simply wish to say the frankness in your article is surprising.Thanks for sharing.
    clipping path

    ResponderEliminar
  2. Es una chulada!! Todo lleno de detalles y súper bien homogeneizado

    ResponderEliminar